Google+ Followers

viernes, 21 de febrero de 2014

ROMPIENDO LA CADENA DE LA INCREDULIDAD ( VER PARA CRECER)




1. ¿Qué es el crecimiento espiritual? 
Bien, ahora contesta a esa pregunta cuidadosamente, en tu corazón. 

Pienso que algunas personas imaginan que el crecimiento espiritual consiste en saber mucha más verdad. Bueno, es conformidad a la imagen del Hijo de Dios. 


2. ¿Cuál es el comienzo de la vida cristiana? 
 Ver gobierna el principio de la vida cristiana
    
Toda la vida cristiana sea un movimiento progresivo a lo largo de una línea, hasta un fin. 

 Esa  línea que acaba es Cristo.  El tema de la visión espiritual es el reconocimiento del Señor 
Jesús, y va a ser eso todo el  trayecto de principio a fin.
    
Ese fue el tema del hombre nacido ciego en Juan 9:35-38   
Recordarás  como después de expulsarle, Jesús le encontró y le dijo, “¿Crees en el Hijo de Dios?
 y el  hombre contestó y dijo,      
 ‘’ ¿Y quién es para que crea en Él?” Jesús le dijo, “Le has visto, porque es el que habla 
 contigo”. Y le dijo, “Señor, creo Y le adoró. ’’ 
    
 Juan 9:39  ‘’ Dijo Jesús: Para Juicio he venido yo a este mundo, para los que no ven vean y los 
    que ven, sean cegados.’’   


3. Podemos decir que nuestra salvación fue un asunto de vernos como pecadores. 

Pero  si se hubiera quedado en eso, habría sido un asunto muy pobre para nosotros. 
    
El tema de la visión espiritual es VER el Señor Jesús.
“Dios resplandeció en nuestros corazones, para dar la luz del conocimiento de la gloria de Dios    
en la faz de Jesucristo”.  (2ª Cor.4:6). 

“En nuestros corazones”, Cristo impartido y revelado de tal forma en el interior,  eso es lo que  
hace a un Cristiano. 

Un cristiano: No es alguien que hace una cosa, y  otra y se limita de hacer esta cosa y esta otra 
cosa, porque se trata de cosas prohibidas. 
No es alguien gobernado por un sistema legalista que dice, “Tú debes, y Tú no debes”. 

Un cristiano: Es entendido por este dicho, “Agradó a Dios revelar a Su Hijo en mí” (Gálatas 1:15-
16). Es otra forma de decir, “Abrió mis ojos para ver a Jesús”.




                                  Ver gobierna el crecimiento espiritual



1. crecimiento mediante la visión: 
El crecimiento espiritual es una cuestión de ver y corresponde a Dios: 
‘’Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento’’ 
[1 Corintios 3.6-7].
Tenemos que ver si vamos a crecer. 


2. Crecimiento espiritual
  conformidad a la imagen del Hijo de Dios. 

La madurez espiritual, consistirá en llevarnos a  conformarnos a la imagen del Hijo de Dios. 
“Todos nosotros, a cara descubierta, mirando como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a esa misma imagen de gloria en gloria, como por el Espíritu de Señor.” (2ª Cor. 3:18). 

“Como por el Espíritu del Señor”. 
El Señor Jesús dijo, “Cuando venga el Espíritu de la verdad...No hablará de lo suyo, sino lo que escuche...eso hablará...Tomará de lo Mío, y os lo enseñará.” (Juan 16:13-14). 

El Espíritu Santo traspasando las tinieblas, ha venido justo al desierto para encontrar a una esposa para el Hijo, de su propia naturaleza y género. 

CRECIENDO EN L AMISMA ESENCIA QUE CRISTO, EN ACCION, EN FORMA DE PENSAR Y SER!
Hay lugar para el asombro en todo esto?:

“Puesto que los hijos participaron de lo mismo” (Heb. 2:14). 
“Porque el que santifica y los que son santificados, DE UNO SON TODOS, no se avergüenza llamarlos hermanos.” (Heb. 2:11). 


ADQUIRIR LA NATURALEZA DE CRISTO, NO ES RELIGION, SINO UNA REALIDAD ESPIRITUAL DE VIDA QUE SE APLICARA MUCHO EL DON DE LA PACIENCIA PARA  LOGRAR HACER LA VOLUNTAD DE DIOS Y ASI OPTENER LA PROMESA, VERLO COMO EN REALIDAD EL ES: “Porque os es necesario la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa” (Hebreos 10.36).         


El Espíritu ha venido para asegurar a la esposa ahora que sea una con él. 
Con el fin de que no seamos extraños cuando Le veamos, que no sintamos que somos distintos de Él, sino que pueda ser simplemente, haciendo esta unidad cada vez más perfecta, esta armonía cada vez más completa. 
Ninguna sensación extraña, ninguna discordia, ninguna distancia con el Novio, adquiriendo su naturaleza. 


3. Tú y yo podemos tener una enorme cantidad DE VERDADES Y DOCTRINAS  de lo que pensamos que es CRECIMIENTO  ESPIRITUAL: 
¿Sobre qué fundamento descansa nuestra vida Cristiana? 
¿Descansa sobre algo que hayamos leído, oído, ordenado, instruido, contado? 
o se basa en este fundamento?: 
“Agrado a Dios revelar a Su Hijo en mi” 

JOB: DE OIDOS TE HABIA OIDO, MAS AHORA MIS OJOS TE VEN.

Por esto, debemos pedir al Señor que nos guarde de avanzar más allá de la visión y vida espiritual, quiero decir, de avanzar  con una clase de conocimiento, de presunción de saber, pero ausente la transformación del Espíritu. 
ORAR POR REVELACION EN CADA COSA QUE ESTAMOS APRENDIENDO.

Ver realmente, es ser transformado, y ser  transformado es un asunto de ver. 

Algunos de nosotros conocimos nuestra Biblia, nuestro Nuevo Testamento, conocimos Romanos, conocimos Efesios, pensamos que vimos. Incluso podríamos dar una conferencia sobre estos libros, y sobre las verdades en ellos, y así lo podemos hacer durante años, sin ser transformados.






                          Viendo al Señor y viéndonos a nosotros mismos


2 CRONICAS 26:1-15

1. 2 CRONICAS 26:16  ‘’Mas cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció, para su ruina, porque se rebelo contra Jehová su Dios, entrando en el templo de Jehova para quemar incienso en el altar del incienso. ‘’


2. ISAIAS:6:1-10 “En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de su manto llenaba el templo. Por encima de El había serafines; cada uno tenía seis alas: con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, Santo, Santo, es el SEÑOR de los ejércitos, llena está toda la tierra de su gloria. Y se estremecieron los cimientos de los umbrales a la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. Entonces dije: ¡Ay de mí! Porque perdido estoy, pues soy hombre de labios inmundos y en medio de un pueblo de labios inmundos habito,  porque han visto mis ojos al Rey, el SEÑOR de los ejércitos. Entonces voló hacia mí uno de los serafines con un carbón encendido en su mano, que había tomado del altar con las tenazas; y con él tocó mi boca, y dijo: He aquí, esto ha tocado tus labios, y es quitada tu iniquidad y perdonado tu pecado. Y oí la voz del Señor que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí: Heme aquí; envíame a mí. Y El dijo: Ve, y di a este pueblo: "Escuchad bien, pero no entendáis; mirad bien, pero no comprendáis. Haz insensible el corazón de este pueblo, endurece sus oídos, y nubla sus ojos, no sea que vea con sus ojos,  y oiga con sus oídos,  y entienda con su corazón,  y se arrepienta y sea curado.” 



Esta es una historia muy impresionante, que gira alrededor del asunto de la visión espiritual:
“Vi YO al Señor”, “Mis ojos han visto EL REY ”. 
¿Cuál es el resultado? 
Es la revelación de nosotros mismos a nosotros mismos, y es una revelación del estado espiritual a nuestro alrededor.

“soy hombre de labios inmundos y en medio de un pueblo de labios inmundos habito”. 
Y esto que está tan claro, conecta con Uzías, puesto que ya sabes que un leproso tenía que poner un trozo de tela sobre su labio superior y gritar, “¡Inmundo!”. 
El significado de las palabras “soy hombre de labios inmundos y en medio de un pueblo de labios inmundos habito” es simplemente ese: 
Que todos ERAN leprosos POR CEGUERA IGUAL QUE SU REY UZIAS, NINGUNO DE ELLOS TENIA UN CONTACTO CON DIOS.


POR ESTO UZIAS LLEGO A REVELARSE CONTRA DIOS. 2 CRONICAS 26:16  ‘’Mas cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció, para su ruina, porque se rebelo contra Jehová su Dios, entrando en el templo de Jehova para quemar incienso en el altar del incienso. ‘’


LA LEPRA ES CEGUERA ESPIRITUAL: ESTO FUE LO QUE LE PASO A MARIA EN RELACION CON MOISES Y SE LLENO DE LEPRA, ELLA SERVIA PERO NO TENIA LA VISION QUE TENIA MOISES, POR ESTO EL SENOR LE DICE: ‘’YO A TI HABLE DE SUENOS, MAS A MI SIERVO LE HICE VERME’’

 

                                        La causa y el motivo de la ceguera


1. PERDER VISION ESPIRITUAL es perder la característica sobrenatural de la vida espiritual, y eso produce el estado Laodiceo, DE SER TIBIO, RELIGIOSO, SIN ACCION!
2. Y si todavía nuestro evangelio está velado, para los que se pierden está velado,
en los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios. Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús como Señor, y a nosotros como siervos vuestros por amor de Jesús. Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandecerá la luz, es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo.” (2ª Cor. 4:1-6)

3. Existe un elemento de juicio y de condenación en la forma en la que el apóstol habla de ello.

Y El dijo: Ve, y di a este pueblo: "Escuchad bien, pero no entendáis; mirad bien, pero no comprendáis. Haz insensible el corazón de este pueblo, endurece sus oídos, y nubla sus ojos, no sea que vea con sus ojos,  y oiga con sus oídos,  y entienda con su corazón,  y se arrepienta y sea curado.” (Isaías: 6:1-10)





                                      El poder cegador de la incredulidad


1.  NO DIGAN, YA SOY CREYENTE, NO PUEDO SER  CIEGO. SI HAY INCREDULIDAD HAY CEGUERA, AUNQUE ERES CREYENTE. 
  LAODICEA ERA IGLESIA Y FUE SUGERIDA POR EL SENOR COMPRAR COLIRIO DE SU CEGUERA.

2. Conocemos suficientemente bien a nuestros corazones para saber que hay una incredulidad incorregible en todos nosotros y queremos entender por qué esa incredulidad está ahí, y cuál es su naturaleza, para poder descubrir como ese velo puede ser quitado: es decir, como se puede tratar con la incredulidad para que podamos ver la gloria del Señor y habitar en la luz eterna.

3.  La fuerza de la incredulidad es exactamente esa cosa, los intereses y consideraciones naturales personales, mirar cosas a la luz de nuestro propio provecho o desventaja: 

4. El terreno de la naturaleza es siempre una atracción de cosas hacia uno mismo: y una visión a la forma en que ello afecta al yo.

5.  La esencia de la fe es todo lo opuesto a esto. Cuando las cosas se ponen en contra de ti y de tus intereses, y estás perdiendo tu vida y todo lo que tienes, y crees en Dios, confías en Dios, esa es la esencia de la fe. 
Pero la fe no es fe verdadera cuando crees a Dios meramente cuando brilla el sol, y cuando todo va bien. 

6.  Israel ocupaba terreno natural tan persistentemente que fueron hallados más en incredulidad que en fe: UNA EVIDENCIA TANGIBLE: CUANDO ISRAEL RECORDABA LA CEBOLLA DE EGIPTO PRESENTABAN INCREDULIDAD. 

7. Con qué frecuencia se dice que murmuraron! ¿Por qué? Porque ocupaban terreno carnal, terreno natural, que en una palabra, significa, “¡Cómo me afecta!” Ese es el terreno natural, y en ese terreno siempre habrá el levantamiento de la incredulidad.

8.  Eso fue lo que los cegó. Así que la incredulidad ciega, cuando la analizamos, es simplemente ocupar terreno distinto al de la resurrección: es decir, estamos ocupando terreno que Dios ha puesto bajo maldición, que Dios ha prohibido, sobre el que Dios ha inscrito la advertencia a los creyentes.

9. Si pudiéramos ver en nuestros corazones esos avisos de peligro esparcidos por todo el territorio del interés propio, de las consideraciones mundanas y etc. nos ahorraríamos mucho de la miseria que viene a nuestras vidas.




                                                     ¿Qué busca Dios?


1.  Amados, para que Dios pueda tener su objetivo: 
1) Tenemos que llegar a estar profundamente desilusionados y 
2) Nuestros ojos tienen que VER claramente lo que somos en nosotros mismos a los ojos de Dios. 

¡Terrible revelación! 
ATREVEMOS A DECIR QUE TENEMOS PAZ CUANDO ESTAMOS EN EL CONFOR, PERO DONDE ESTA LA PAZ EN MEDIO DE LA TORMENDA?

Cualquier cosa que sea una sospecha de:
1) satisfacción egoísta, 
2) complacencia egoísta, 
3) de haber logrado algo o 
4) haber llegado a sentirnos satisfechos con nuestra condición presente, 

       Nos descalificará para ser parte de este remanente 
       decisivo en el objetivo de Dios, en el propósito de Dios.

Así que después de que ISAIAS se hubiera puesto a hablar en toda su amplitud, los juicios soberanos de Dios en los primeros cinco capítulos de Isaías, parece que de forma repentina, Dios lo arresta. 

Hay una crisis en su propia vida y en su propio ministerio
Dios le lleva a las profundidades de la apertura de visión en cuanto a lo que él es, y lo que es el pueblo a los ojos de Dios. 

Él y ellos, que habían juzgado y condenado a Uzías, ahora recibían la revelación de que eran igual de malos que él; no había ninguna diferencia. 



                                               La lepra de la vida del yo

1. ¿Qué era esta lepra de Uzias? 

Un hombre, bendito del Señor, y conociendo el favor de Dios, y a todo lo largo, esa cosa profundamente enraizada que está en el corazón de todo hombre, siempre lista para:
1) Transformar las bendiciones de Dios en una cosa propia, 
2) para hacerse un nombre para sí mismo, 
3) obtener una posición para sí mismo, 
4) para llevarse a sí mismo a la grandeza, la gloria, el poder, la influencia y la satisfacción, 
5) para darse a sí mismo una reputación y una posición. 

Esta es la lepra. Simplemente, esa vida del yo que está en todos nosotros, que siempre viene a las cosas de Dios, tratando de convertirlas en algo propio, de nuestra capacidad, nuestra inteligencia, algo de nosotros mismos.

Comenzamos a hablar nuestra bendición, de nuestros éxitos. ¡Oh! 

Bien, Uzías es traído a la luz aquí para mostrarnos algo que tiene que ser tratado, expuesto; no puede ser pasado de largo, tiene que ser arrancado, y nosotros tenemos que ver.


             El objetivo de Dios – El fruto de ver al Señor 


1.  Ver al Señor, como esto lo deja tan claro, es ver la santidad: y cuando vemos la santidad vemos la lepra donde nunca sospechamos, es decir, en nosotros mismos en lugar de en los demás. Cuando hemos visto al Señor, vemos el verdadero estado de las cosas en nosotros mismos y en los que nos rodean, incluso en el pueblo del Señor. 

2. Ver al Señor es la verdadera necesidad, para que podamos estar en el camino hacia ese fin que Él busca.

3. “Vi al Señor”, “Mis ojos han visto”. 

¿Cuál es el resultado? Cuando hemos visto al Señor, clamamos, “¡Estoy perdido!”. en la versión King James de la biblia en Inglés, que significa, “arruinado”, “deshecho”, descubrirás que significa precisamente eso, “Soy digno de muerte”. 

Lo que quiero  que veamos es esto, una sola cosa: 
Que la obra del Espíritu de Dios en nosotros, por la que nuestros ojos son abiertos, resulte  en:
Nuestro propio sentir de que lo único que nos queda es morir, que lo mejor para nosotros es que muramos, que lleguemos al fin. 

1) Para que lo conviertan en algo de su propia cosecha
2) Llevándonos a ese lugar donde sintamos profunda y terriblemente que lo mejor para nosotros es la muerte. 

3) Entonces nos une en un solo acuerdo con Su mente en cuanto a nosotros mismos: 

¡Estoy perdido! Y el Señor puede muy bien decir, “Exactamente, así estas: estás perdido”.

Ahora bien, cuando llegues a ese lugar, habrás llegado al lugar donde podemos comenzar. 

Entonces Él puede obrar en el lado positivo, tiene abierto el camino. Esa visión es una cosa terrible, y sin embargo, es precisamente lo necesario, y cuyo resultado es una cosa gloriosa. Entonces llega la comisión.




                                        La razon de esa experiencia necesaria

1. Sólo añadiré una sóla cosa. ¿Ves lo necesario que era que una cosa como esa le sucediera a Isaías? 
1) ¿Qué iba a hacer? 
2) ¿Iba a predicar un gran avivamiento? ¿Se iba a lanzar a decir al pueblo, “El Señor va a hacer grandes cosas, alegraos, hay un gran día a punto de amanecer”? ¡No! ¡Dios, engrosa el corazón de este pueblo, cierra sus oidos, cierra sus ojos! 

3) No es una clase de trabajo muy alegre qué hacer. ¿Qué queda de eso? Bueno, sabes que el Señor conocía el estado de los corazones del pueblo. Él sabe muy bien que no quieren ver en realidad. En realidad, no quieren ver. Si quisieran ver, oh, estarían tomando actitudes distintas, en general. No tienen señales de hambre y de anhelo.

4) Pero Él sabía que en sus corazones no querían ver, no querían realmente escuchar, no importa lo que dijeran al respecto; de este modo, el profeta diría más tarde: “¿Quién ha creído a nuestro anuncio?” (Is. 53:1). 

5) El Señor lo sabía, y el juicio siempre llega por la trayectoria del corazón de un pueblo. 

6) Si no quieres ver, perderás toda la capacidad de ver. Si no quieres escuchar, perderás tu capacidad de escuchar. 

7) El Juicio es orgánico, no es mecánico. Viene con la trayectoria de tu vida. 

8) Siembras una semilla de resistencia, y cosecharás incapacidad. 

9) Si andas por el camino del propósito del Señor, PRIMERO NECESITAS ADMITIR QUE NECESITAS VER. “Mis ojos han visto al Rey”.

10) el camino del pensamiento del Señor, Es un camino costoso y solitario y el efecto es sacar lo que Dios ve en los corazones de Su pueblo, para hacer eso—que significará que sufriremos por nuestra revelación, por nuestra visión, por ver; tenemos que pagar un alto precio por ello—para hacer eso, tenemos que estar bien crucificados para llegar a ese punto en el que podemos decir, “¡Bueno, estoy perdido, merezco la muerte; no me queda otra cosa que la muerte!” 

11) El Señor dice, “Eso es correcto, eso es precisamente lo que quiero, que mueras; Quise que Uzías muriera: ¡Después pude llenar el templo!”. 

12) Uzías es el yo!

13) POR ESTO EN SARDIS TENEMOS LA SUGUIENTE REPRENSION, TIENES REPUTACION QUE ESTAS VIVO, PERO ESTAS MUERTO, HAGAS LAS DEMAS COSAS QUE MUEREN.,

14) HAY QUE MORIR ( HOMBRE VIEJO)  PARA VIVIR ( EL HOMBRE NUEVO)





















ESTUDIOS BIBLICOS MIERCOLES 7.30 P.M.






1 comentario:

  1. Un grandísimo amén Gregorio.
    Solo los que han muerto al hombre viejo pueden verle. Solo los de limpio corazón verán a Dios. Solo los que reciben el "segundo toque" dejan de ver a los hombres como árboles, para discernir con nitidez. El VELO del alma ha de ser rasgado para que podamos ver con la luz gloriosa del Lugar Santísimo, la luz de la Shekiná en lugar de la luz tenue de la menorá en el Lugar Santo.
    Gracia y paz en el Amado.

    ResponderEliminar