Google+ Followers

martes, 2 de diciembre de 2014

GLOBALIZADOS







GLOBALIZADOS



La globalización es ese fenómeno que nosotros conocemos a través de  los medios masivos de comunicación, que también son parte de aquella; la influencia mundial en el medio domestico y la hiper-regionalización, Internet, la imposición de modelos económicos y sociales donde todo se conoce, donde las economías regionales son gobernadas por el "humor" de los mercados globales, donde caen las fronteras, donde nos encontramos todos conectados, "linkeados", todos afectados, todos relacionados.

Tendencias económicas internacionales, trasvasamiento cultural; en síntesis lo de siempre: países centrales influenciando a los países periféricos.

¿Pudo haber sido afectado el Pueblo de Israel por la globalización miles de años atrás?

Veamos 2° Samuel Cp. 8 y 12.

Al envejecer Samuel y sus hijos no seguir el camino marcado por su padre; Israel reclamo la globalización: "...queremos rey como las otras naciones vecinas" (8:19-20).

Las demás naciones tienen rey,  ¿porque nosotros no? ¡No somos menos que nadie!

Pensar que esto fue una reacción instantánea del pueblo ante Samuel es un error; evidentemente esto venia tomando fuerza en la mente de las ultimas generaciones de israelitas, hasta que pudo salir a la luz; solo le hacia falta un detonante para que estallara la nueva visión.

A lo cual Samuel respondió: No se globalicen, no piensen que tener un rey como las demás naciones nos va a beneficiar en algo, Dios es nuestro REY...con Dios tenemos todo lo que necesitamos.

Pero la mayoría voto la monarquía globalizante (no siempre "vox populi vox Dei").

El viejo Samuel fue a Dios para contarle la resolución del  pueblo, a lo cual Dios le respondió: No es contra tuyo esta  actitud, me están desechando a  Mí. (1°Sam. 8:7).

Por último, habiendo la Nación elegido su propio destino, Samuel reúne a todo Israel para hablarles claramente acerca de la resolución tomada y pone en relieve que a pesar del pecado cometido y del desprecio a la monarquía teocrática, Dios estará con ellos en tanto y en cuanto ellos le busquen. (1°Sam.12:1-15).

 En ese mismo acto Samuel les llama la atención sobre la demanda hecha y les dice no se vayan tras las vanidades por que de nada aprovechan porque precisamente...son vanidades; pedir un rey en conformidad con las otras naciones de la tierra era una de esas vanidades (1°Sam.12:20-22). ¿No estaba Dios con ellos? ¿No los conduciría Dios a todas las victorias? ¿No era Dios su representante y guardador ante los enemigos? ¿Israel no vio, no percibió nada de eso durante toda su historia? ¿En que lugar de la mente y del corazón hebreo quedaron los relatos de cómo Dios había librado a su Pueblo de la mano de Faraón; de los días del desierto; de los días de la conquista...?

Las últimas generaciones conocían todo aquello por tradición oral, pero no era más que eso: tradición, relatos, historias para ir a dormir; evidentemente algo se había perdido. Las generaciones más nuevas tenían más frescos los relatos de como los jueces gobernaron a Israel; tiempos de decadencia moral y en consecuencia espiritual; donde Dios mandaba a un Juez para que salvara a Israel de los malos momentos (Jue.2:16), producto de sus revolcadas por todos los altares idolátricos posibles. (1°Sam.12:6-13).

Los hijos de Samuel juzgaban a Israel por esos días, y lo juzgaban como habían aprendido últimamente de otros jueces, conociendo como se gobernaba en otras naciones, veían la corrupción espiritual del pueblo de Dios, y la debacle no se hizo esperar; el buen ejemplo de Samuel para sus hijos había sucumbido junto con las esperanzas de ver al Pueblo elegido cumpliendo su misión en la tierra.(1°Sam.8:3). Esta GLOBALIZACION, este deseo de ir tras las vanidades ¿no habrá ingresado en la iglesia no?

Si realmente todo lo que  esta escrito en el Antiguo Testamento es para nuestra enseñanza y todo aquello fue un tipo, una sombra de lo que había de venir hoy; eso, que fue escrito; me habla de algo en este preciso momento (Rom.15:4); y me habla de un aspecto de la globalización: la búsqueda de las vanidades.

¿No estaremos reclamando copiar, importar sistemas de vida, de gobierno, de igualdad institucional, de prosperidad, de servicio, de pastoreo, de comunión; desde las naciones vecinas?

Mientras todavía peleamos si el arito en la oreja o en el ombligo si o no; Satanás que es un ser inteligente, metió la vieja globalización dentro del corazón de algunos cristianos.

Las grandes empresas multinacionales apuestan diariamente a la máxima eficiencia pero al

 costo mas bajo, incluso el de la salud física y mental de sus empleados, sus "CEOS" (gerentes) son jóvenes tecnócratas preparados para solo ver números detrás de otros números; nunca verán hombres, mujeres, familias sufrientes, explotación; sus cuentas deben "cerrar"y punto, deben conformar al establishment que los mira y los vigila.

Algunos lideres cristianos no pastorean mas al pueblo, sino que lo gerencian, ponen en practicas reglas de marketing, calculan el costo/beneficio de la ministración; como buenos gerentes buscan que en sus empresas, los empleados, perdón, los hermanos cumplan rigurosamente con sus trabajos (ministerios) y que cuando alguien del staff no esta teniendo el rendimiento, "la performance" deseada y no les reditúa a su fama personal de ser excelentes administradores lo cesantean, dejándolo sin ministerio por que: Dios así  nos lo mostró...y bueno, seguramente otro tomara tu lugar hermanito!

En fin, el éxito personal, y la gloria del ministerio propio por sobre las necesidades del Pueblo.

Individualismo a ultranza, década menemista, pizza con champagne dentro de la iglesia y la fiesta de unos pocos...los ungidos, porque no todos lo somos (?). (Is.65:5).

Al igual que en el caso bíblico citado del reclamo de un rey, el ámbito social y sus acontecimientos impactan mas o menos en la vida espiritual de un pueblo; los diez años del ex -presidente Menem y su plan económico implementado provoco un movimiento de dinero importante dentro de algunas congregaciones; algo así como haber llegado a la tan añorada prosperidad; donde los beneficios eran realmente grandes, pero también fue grande la exacerbación de los sentidos, de algunos bolsillos sedientos de llenarse y de algunas apariencias apetitosas por mostrarse con un esplendor jamás pensado  por los siervos (Gr. "Doulos" / esclavos) de Uno que ni tenia un lugar propio para ir a pasar la noche.

Grandes templos, grandes autos, grandes siervos, grandes demandas económicas, grandes "llamados", grandes puestas en escena; pequeñas vidas, pequeños actos de misericordia, pequeños actos de gracia en Su Nombre.

Raro es que en tantos lugares donde se cree y ministra la prosperidad, tan solo una parte de esas congregaciones recibe esta bendición, casualmente los pastores y lideres; porque aun veo a cientos con sus bicicletas herrumbradas amontonadas en las puertas de los templos, o aun movilizándose en colectivo de línea, o sin trabajo o sin el dinero para comprar los medicamentos para sus dolencias; ¿y si los realmente prósperos compartieran con los no tan prósperos y proveyeran para sus necesidades?(Hch.2:45).

¿Qué raro siervos/esclavos con derechos no? ¿Cuales serian los derechos de un esclavo o siervo? ¡Ay iglesia de Laodicea!

Cuestionamos el error romano en cuanto a la infalibilidad Papal, pero algunos creen en la infalibilidad pastoral, porque es el ungido del Señor, y es cierto, pero también es cierto que Dios no le da a ninguno de sus ungidos un cheque en blanco donde haga lo que haga la unción se mantiene a rajatabla; esto mínimamente es pecado de presunción; la UNCION SE BUSCA DIA A DIA  en la Presencia de Dios, y se refleja en la Autoridad de la ministracion, en la Justicia y la Humildad con la que me acerco a cada uno de mis hermanos para servirles en el Nombre de Jesús y como El lo hizo. (Jn.13:1-20).

Vosotros corríais bien, ¿Quién os estorbo...? ¿Quien estorbo esta carrera de Fe para transformarla en una carrera de la vista, erótica (Eros es imagen), de las apariencias, del show, de porristas cristianas, de pequeños papas, diría mi viejo: de patrones de vereda, quién?

La globalización es tan buena que me permite este e-mail; pero algunos de nosotros, los del pueblo cristiano optamos por traernos el manto babilónico y ponerlo debajo del templo o del pulpito. ¿Será  por eso que las Victorias de los Cristianos no se dejan ver?

No se qué Papa caminaba con Francisco de Asís (creo) por la opulenta sede, y aquel dijo al visitante:

- A diferencia de Pedro y de Juan nosotros tendríamos qué darle al cojo en el templo...

- Si es cierto, pero no le podríamos decir: ¡levántate y anda!





Por: Marisa y Jorge Sánchez















No hay comentarios:

Publicar un comentario