Google+ Followers

martes, 2 de diciembre de 2014

LA DIASPORA JUDIA REGRESA A ISRAEL PARA CUMPLIR PROFECÍAS DE EZEQUIEL 36



                                         

Isaías 43:5  ''No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu descendencia, y del occidente te reuniré.''

Isaías 43:6  ''Diré al norte: ``Entréga los; y al sur: ``No los retengas. Trae a mis hijos desde lejos y a mis hijas desde los confines de la tierra.''

Jeremías 30:3   ``Porque, he aquí, vienen días,--declara el SEÑOR-- ``cuando restauraré el bienestar de mi pueblo, Israel y Judá. El SEÑOR dice: ``También los haré volver a la tierra que di a sus padres, y la poseerán.''





Ezequiel 36: 24: “Y yo os tomaré de las naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país”


Los profetas del Antiguo Testamento hablaban del día cuando los judíos regresarían a Israel desde las cuatro esquinas de la Tierra.
Años atrás siete judíos chinos fueron recibidos en el aeropuerto Ben Gurión de Israel. Llegaron desde Pekín. Su viaje marcó el fin de cuatro años de lucha burocrática para llegar a Israel, pero también marcó el cumplimiento de una promesa bíblica milenaria.
“Somos testigos del regreso de los exiliados de todos lugares del mundo. Está ocurriendo ante nuestros ojos”, comenta Michael Freund de “Shavei Israel”, una organización dedicada a traer judíos de regreso a Israel.
Según Freund el profeta Zacarías en el capítulo ocho dice cómo Dios promete salvar a su pueblo de los países del Oriente y de los países del Occidente.
La comunidad judía en China se estableció hace más de mil años cuando, según los historiadores, judíos de Persia se mudaron a China. Los ancestros soñaban con volver a Israel, pero ahora un grupo de varones judío provenientes de China está cumpliendo ese sueño. Un sueño que comparten las mujeres judías chinas que inmigraron hace cuatro años.
Zhang Lan, una de las mujeres inmigrantes recuerda que su abuela siempre leía su Biblia en Isaías capítulo 60, donde dice que Hashem, como el águila, traerá de vuelta a su pueblo. “Esa palabra, esas escrituras, siempre venían a mi mente y creo que es verdad”.
Pero estos judíos chinos son sólo un grupo de los que regresan a Israel. Un grupo de judíos de la India, que también regresaron hace poco, representan a los miembros de la tribu perdida de Manasés. Este fue el grupo más grande de ‘Bnei Manasés’ (hijos de Manasés) en regresar a la tierra prometida.
“Hoy es el día más feliz en la historia de Bnei Manasés porque no habíamos tenido un grupo grande como éste regresando”, afirma Allenby Selah miembro del grupo de inmigrantes.
La agencia judía Shavei Israel, cree que la tribu de Manasés se encuentra al noreste de India en los estados de Mizoram y Manipur. Para muchos de ellos, venir a Israel también es un sueño anhelado.
Shavei Israel ha identificado grupos alrededor del mundo, como los “Judíos escondidos” en Polonia, los “Subotnik” de Rusia, los “Bnei Anusim” en España, Portugal y Suramérica, así como los “Bnei Manasés” y los judíos de Kai-feng, China.
Tan pronto llegaron, los chinos fueron al muro occidental en Jerusalén para orar y comenzar su nueva vida en Israel. Los organizadores dicen que son el primer grupo de hombres chinos que se haya mudado a Israel en la historia.
Según los expertos, hay unos dos mil judíos viviendo en China y los organizadores de esta inmigración esperan que más de ellos vengan a Israel. Freund asegura que es una señal de  los tiempos. “Dios está reuniendo a su pueblo. Este es un evento no sólo de significado teológico, sino de gran significado histórico también.” 

FUENTE: http://www.cbn.com/mundocristiano/Israel/2009/November/Profecia-cumplida-judios-regresan-de-todo-el-mundo/



Los judíos de todo el mundo celebraron el Rosh Hashaná, el Año Nuevo del calendario judío, a la vuelta del 24 al 25 de septiembre. La llegada del año 5775 trae un número considerado profético. La población de Israel llegó a 9 millones, según el informe de la Autoridad de Población e Inmigración.

Sólo el crecimiento natural de la población no permite esto.

En el último año nascieron 176.230 bebés en Israel. Sólo este año cerca de 25.000 judíos emigraron a Israel desde diferentes partes del mundo.

La emigración de judíos de Francia y Ucrania por causa del antisemitismo y la guerra, han contribuido a un éxodo. Sin embargo, por primera vez, más de seis millones de judíos viven en el Estado de Israel desde 1948 que se produjo su “renacimiento”.

Los otros tres millones son musulmanes y cristianos. Casi la mitad son árabes israelíes que viven en sus propias comunidades en territorios palestinos (Cisjordania y Gaza). Actualmente Nazaret es la ciudad árabe más grande en el país. En Jerusalén, viven cerca de 200 mil musulmanes, es decir, el 33% de la población en la ciudad. La minoría cristiana (2%) se encuentra dispersa por todo el país.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu dijo que el índice de la población de Israel es una evidencia de su victoria sobre el Holocausto y de los que trataron de destruir al pueblo judío a través de los tiempos. “Por primera vez en la historia de Israel, más de seis millones de judíos viven aquí. Este número tiene un gran significado a la luz de la historia de nuestro pueblo en el siglo pasado y el presente”, dijo Netanyahu.

Para varios ministerios que estudian la profecía, la migración es el cumplimiento de las promesas bíblicas. 

En particular, citan Ezequiel 36: 24: “Y yo os tomaré de las naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país”. 



FUENTE: http://www.estadodeisrael.com/2014/11/milagro-en-israel-israel-alcanza-una.html





Judios de la Tribu de Manasés regresan a Israel.



En los tiempos bíblicos, eran 12 las tribus en las que se dividía la población de la tierra de Israel. Diez de ellas fueron luego, a raíz del exilio forzado impuesto a los judíos, consideradas “tribus perdidas”. Entre ellas, estaba Manasés o Menashe. En el año 721 AC. fueron expulsados de la tierra de Israel por los asirios y desde el norte del reino de Israel llegaron finalmente a India y Myanmar (ex-Birmania).
Las profecías se cumplen, desde hace aproximadamente 25 años, desde las provinicias de Manipur y Mizoram, llegan informaciones sobre una comunidad que retornó a la religión de sus antepasados: el judaísmo. Su descubrimiento les acercó a Israel y les reconoció como Bnei Menashe, los hijos de Menashe, aunque también se los conoce como Shinlung.
Con una mezcla de esperanza, expectativas y algo de preocupación, llegaron días atrás unos 50 miembros de la “tribu perdida”, varios de ellos justamente con el apellido Menashe, como Sara, de 78 años, que afirma: “Desde pequeña me enseñaron que el sueño de la familia era emigrar a Israel. Esta es la tierra de nuestros antepasados”.
Sara Menashe llegó con el corazón partido. Dejó cinco hijos en India pero, por otro lado, se reunió con una de sus hijas que vive en Israel, en el asentamiento de Kiriat Arba junto a Hebrón. Otros 166 inmigrantes de la misma comunidad debían llegar de India poco después. Se sumarían a un millar aproximadamente, que se instaló en Israel en los últimos años. Pero en India hay otros 7 mil que todavía no se sabe cuándo y cómo podrán venir. Viven concentrados en los estados de Manipur y Mizoram, en la frontera noreste de India.
Desde un punto de vista étnico, los Bnei Menashe son tibetano-birmanos, que en el siglo XIX se convirtieron al cristianismo. No tienen historia escrita, pero sus leyendas populares hablan de una patria lejana de la que se vieron desconectados en algún momento de la historia.
Una de las festividades que celebraban algunos grupos de los hoy considerados Bnei Menashe tienen reminiscencias de la historia judía a su criterio. Una canción que se refiere a un festival de la cosecha, habla de hechos que parecen sacados del libro de Éxodo: enemigos persiguiéndolos sobre un mar rojo y una columna de nubes. Las escenas tan parecidas a lo descrito en la historia de Moisés y la liberación de los judíos de Egipto y su cruce del desierto, es para esta comunidad, prueba de sus antecedentes históricos.
En los últimos años, se considera que aumentó en 50% la cantidad de creyentes en el origen judío de esta comunidad. Si bien no existen evidencias documentadas que vinculen a las tribus del noreste de India con el mito de las tribus perdidas de Israel, hubo inclusive misioneros cristianos que dijeron haber descubierto en zonas lejanas a descendientes de las mismas. La comunidad misma, hoy en día, afirma no tener dudas al respecto.

Pero al conducir el tema de su identidad al paso siguiente, el deseo de inmigrar a Israel, todo se tornó en un principio más complicado, ya que la Ley del Retorno -que da ciudadanía automática a todo judío que desee instalarse en el Estado judío- exige precisamente la confirmación de la identidad. Dadas las dudas y numerosos interrogantes al respecto, los Bnei Menashe pasaron un proceso de conversión oficial, supervisado por rabinos de Israel, previos preparativos para su práctica religiosa.

FUENTE: http://elregresa.net/judios-de-la-tribu-de-manases-regresan-a-israel-se-cumple-la-profecia/








Ezequiel 34:13
Las sacaré de los pueblos y las juntaré de las tierras; las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel, por las barrancas y por todos los lugares habitados del país.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario